Viejos México
Sin categoría

7 razones, respaldadas por la ciencia, para sonreír más

Selecciones

Autora: Susan Patterson

 

¿Demasiado estresado para sonreír? ¿Por qué la sonrisa triunfa en todos los aspectos de tu vida y cómo puedes cultivar este feliz hábito?

Las sonrisas son como un súper pegamento para las relaciones

Las personas que son generosas con su sonrisa se consideran más simpáticas y accesibles que las personas que fruncen el ceño o tienen una expresión inexpresiva.

Un estudio de 30 años realizado por la Universidad de California, Berkeley, los psicólogos Dacher Keltner y Lee Anne Harker, arrojan algo de luz sobre por qué la sonrisa es beneficiosa para las relaciones a largo plazo.

Cuando compararon fotos del anuario de graduados de 21 años con su situación más adelante en la vida, descubrieron que aquellos que sonreían con una emoción genuinamente positiva tenían matrimonios más saludables a los 52 años.

Las sonrisas alegran tu corazón

Así como sonreímos cuando estamos felices, resulta que el mero hecho de sonreír nos hace felices.

Cuando lo hacemos, nuestro sistema reconoce que no hay amenaza y se relaja: ralentiza nuestro ritmo cardíaco, reduce la producción de la hormona del estrés cortisol y también puede reducir temporalmente la presión arterial, lo que mejora la salud general del corazón.

Incluso forzar una sonrisa en la cara puede reducir el estrés y relajar el ritmo cardíaco, según un estudio de la Universidad de Kansas.

Sonreír podría ayudarte a ver más cumpleaños

Cuanto más sonrías, más probable es que vivas, según una investigación de la Universidad Estatal de Wayne.

En el estudio, los jugadores de las Grandes Ligas de Béisbol de 1952 que lucían sonrisas genuinas y de rostro completo en sus tarjetas de béisbol vivieron más tiempo, alrededor de 79,9 años, en comparación con los jugadores que solo sonrieron parcialmente o no sonrieron en absoluto, que vivieron de 5 a 7 años menos.

Sonreír también puede hacernos parecer más jóvenes: las personas que sonríen con frecuencia parecen envejecer más lentamente, pareciendo alrededor de tres años más jóvenes que sus contrapartes menos sonrientes.

La sonrisa es contagiosa, en el buen sentido

La sonrisa es un lenguaje que todo el mundo entiende, independientemente de su edad, raza, cultura, idioma y nacionalidad. Todos sabemos que cuando sonríes a las personas, incluso a los extraños, casi siempre te devuelven la sonrisa, transmitiendo una especie de paz y buena voluntad.

Esta sonrisa contagiosa proviene de una tendencia subconsciente a coincidir con las emociones de otras personas. Es por eso que las personas que pasan tiempo con los niños, que sonríen con frecuencia, naturalmente sonríen más que las personas que están mayormente en compañía de adultos.

Sonreír nos ayuda

Piensa en vendedores y políticos exitosos. ¿Te imaginas cómo reaccionaríamos si tuvieran expresiones amargas?

Es más probable que las personas que sonríen mucho se ganen nuestra confianza y obtengan mejores propinas que alguien que brinda el mismo servicio con una cara impasible. (Estos son otros hábitos que tienes que hacen que la gente confíe en ti).

Una sonrisa también refleja confianza, un sentimiento al que respondemos positivamente. Las imágenes de resonancia magnética muestran que las caras sonrientes activan la corteza orbitofrontal del cerebro, que procesa las recompensas sensoriales, haciendo que las sonrisas se sientan como pequeños regalos.

Sonreír quita el filo de nuestros nervios

Las sonrisas generan endorfinas, los químicos para sentirse bien asociados con el ejercicio, que puede ser la razón por la cual los psiquiatras encuentran que sus pacientes sonríen naturalmente más a medida que se recuperan de la depresión.

Sonreír también tiene una acción similar a la morfina que ayuda a aliviar el estrés y reduce la percepción del dolor en el cerebro. Los niños en hospitales que están expuestos a comedias y personajes cómicos a menudo reportan menos dolor en comparación con aquellos que no tienen esas experiencias.

Sonreír es un instinto natural

Ahora tenemos evidencia de que estamos programados para sonreír. Si bien la sonrisa solía considerarse un comportamiento aprendido que los bebés adquirían alrededor de las seis semanas de edad, las pruebas de ultrasonido más avanzadas han demostrado que incluso los bebés que nacen ciegos pueden sonreír.

Se sabe que los bebés hacen movimientos de respiración y succión e incluso parpadean mientras aún están en el útero, y se cree que estos reflejos los preparan para su vida al aire libre. Ahora la sonrisa se ha sumado a la lista.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

Alimentos que aumentan el colágeno de forma natural

Viejos México

¿Sistema inmunológico débil? Los médicos expertos comparten 8 causas principales

Viejos México

7 mitos sobre la luna llena que puedes ignorar en su totalidad

Viejos México