Viejos México
Sin categoría

Estos son los pecados de salud que más podrían afectarte

Selecciones

Autora: Marissa Laliberte

 

Estos hábitos, aparentemente inocentes, aumentan el riesgo de tener una mala salud cardíaca, cáncer y más. Te sorprenderás lo comunes que son.

Fumar

Los médicos citan que dejar de fumar es lo mejor que puedes hacer por tu salud y por ti mismo. Los cigarrillos son responsables de más de 480,000 muertes cada año en los Estados Unidos, lo que convierte al tabaquismo en la principal causa evitable de muerte.

El tabaco aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y ataque cardíaco, pero eso es solo el comienzo. “Fumar es el hábito más destructivo en lo que respecta a la salud pulmonar”, dice el geriatra Robert Stall, MD, de Buffalo, Nueva York.

“Desencadena afecciones como enfisema y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en las que literalmente te estás asfixiando. Es como si mantuvieras las fosas nasales cerradas para que apenas pudiera pasar aire y respiraras de esa manera en cada momento de cada día. Es una tortura”.

Respirar humo de cigarro con regularidad

Hay una razón más egoísta para convencer a tu pareja de que dejes el hábito de fumar: no es la única persona que inhala las sustancias químicas tóxicas de los cigarrillos. Aproximadamente 41,000 adultos no fumadores murieron cada año por enfermedades cardíacas y cáncer de pulmón provocadas por el humo “de segunda mano” entre 2005 y 2009, según los CDC.

Además, los niños pueden contraer bronquitis, infecciones de oído, más (y más graves) ataques de asma y más por respirar humo de segunda mano.

No ejercitarte regularmente

El ejercicio es increíblemente importante para tu salud, pero no por la razón que crees. “El ejercicio es excelente por un millón de razones diferentes, pero no es el mejor cuando se trata de perder peso”, dice Albert Ahn, MD, instructor clínico de medicina interna en NYU Langone Health.

“La pérdida de peso depende principalmente de la dieta”. Pero el ejercicio sí ayuda al corazón, al sueño, a la salud mental, a las articulaciones y más, dice, así que trata de hacer de 30 a 40 minutos de actividad todos los días.

No lidiar con el estrés

El estrés no solo es malo para tu salud mental, también afecta tu salud física. Estar en modo constante de “lucha o huida” dificulta la toma de buenas decisiones, lo que significa que podrías comenzar a comer una dieta poco saludable, saltarte el gimnasio y escatimar en el sueño. Todos estos conducen a un aumento de peso y presión arterial alta, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y otros problemas de salud graves.

La activación constante de las hormonas del estrés también debilita tu sistema inmunológico, lo que dificulta la eliminación de cualquier enfermedad. Por supuesto, eliminar el estrés de su vida es más fácil de decir que de hacer.

“Todo el mundo tiene factores estresantes”, dice el Dr. Ahn. “Algo de eso es cómo lidiamos con el estrés. Obviamente, hay formas más saludables y formas menos saludables”.

En lugar de escapar de una semana larga con una botella de vino, programa entrenamientos regulares, que pueden vencer el estrés y mejorar tu salud en general.

Comer por emociones

Un eliminador de estrés que los médicos no recomiendan: la comida reconfortante. “Una de las peores cosas que puede hacer es comer emocionalmente, ya sea que estés enojado, estresado o aburrido“, dice Brunilda Nazario, MD, directora médica asociada y editora médica principal de WebMD.

Cuanto más comas por tus emociones en lugar de por tu hambre, es más probable que comas en exceso y aumentes de peso. Como regla general, no comas si no tienes hambre. En su lugar, busca una salida más saludable, como respirar profundamente o dar un paseo para despejar la cabeza, dice el Dr. Nazario.

Dieta yo-yo

Pensarías que mantener esos 7 kilos temporalmente es mejor que nada, pero perder y recuperar peso constantemente presenta sus propios problemas de salud.

Un estudio en el New England Journal of Medicine encontró que entre las personas con enfermedades cardíacas, aquellas con las mayores fluctuaciones de peso tenían el doble de riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte.

Los médicos sospechan que las dietas yo-yo podrían aumentar la hormona del estrés cortisol, lo que a su vez aumenta el riesgo de ataque cardíaco. No te desanimes de perder peso, pero asegúrate de concentrarte tanto en mantener un peso saludable como lo hiciste al bajar esos kilos para empezar.

Posponer la hora de dormir

Si bien no debes estresarte por una noche de insomnio, escatimar regularmente el sueño durante meses o años puede afectar su bienestar. Los estudios han demostrado que la falta de sueño puede dañar la agudeza mental, provocar antojos de comida chatarra, aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y más.

“Tienes que darle a tu cuerpo tiempo para descansar, tiempo para regenerarse”, dice el Dr. Ahn. Si bien no todos necesitan las ocho horas completas que se mencionan a menudo, la mayoría de las personas necesitan al menos de seis a ocho horas, dice.

No pagar una deuda

Una deuda financiera no solo afecta tu cuenta bancaria, también tiene consecuencias para la salud. Un estudio de 8,400 adultos jóvenes encontró que, independientemente del nivel socioeconómico, una deuda más alta estaba relacionada con un mayor estrés, depresión y presión arterial diastólica, además de un peor estado de salud general.

Elegir una dieta de alimentos procesados

Transmitir papas fritas y comida rápida parece una obviedad, pero el Dr. Ahn dice que les dice a sus pacientes que reduzcan todos los alimentos procesados, incluido el pan blanco y los azúcares refinados como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa.

El cuerpo descompone los azúcares refinados más rápido que los azúcares naturales, como en la fruta, lo que significa que tendrás hambre más rápido, independientemente de la cantidad de calorías que ingieras.

Si bien un estilo de vida ajetreado a menudo significa depender de algunos atajos, como alimentos enlatados o comidas para llevar, sugiere escanear las etiquetas nutricionales, con el objetivo de encontrar tantos alimentos integrales como sea posible.

“Cuantos más ingredientes se enumeran, es menos probable que te resulten útiles”, dice.

Elegir refrescos en lugar de agua

Tu cintura no es lo único en riesgo. Beber un refresco todos los días está relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, ataque cardíaco y gota. Y cambiar la dieta podría no aliviar el golpe.

Los estudios han relacionado el hábito diario de consumir refrescos dietéticos con la diabetes, los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares e incluso la obesidad. Es imposible saber con certeza si la gaseosa fue la causa directa, pero no hay nada de malo en cambiar de bebidas azucaradas o endulzadas artificialmente a bebidas sin azúcar.

Beber en exceso semanalmente

Beber en exceso significa tomar más de ocho tragos por semana como mujer, o 15 como hombre, según los CDC. Pero no es solo el miedo a las malas decisiones, como conducir en estado de ebriedad o caerse.

Con el tiempo, beber en exceso puede provocar problemas cardíacos, enfermedades hepáticas, demencia y ciertos tipos de cáncer. Limítate a una cantidad moderada: para las mujeres, eso significa una bebida por día, y para los hombres, significa hasta dos.

Comer sin pensar

Si estás devorando comida frente al televisor o mientras viajas, no te estás concentrando en lo que estás ingiriendo en tu cuerpo. “No sabes lo que has comido”, dice el Dr. Nazario. “Puede que hayas satisfecho las calorías, pero no has satisfecho lo que buscas”.

Sin prestar atención a lo que sucede en tu cuerpo, es fácil pasar por alto las señales de hambre y comer el doble de lo que pretendías, porque tu mente no ha indicado un buen punto de parada. Ten cuidado cuando estés comiendo, sugiere el Dr. Nazario, presta atención a si realmente tienes hambre o simplemente estás comiendo porque estás ahí.

Permanecer en una relación infeliz

Los problemas en las relaciones pueden causar estrés que se refleja en tu bienestar general, pero eso no es todo. Un estudio en la revista Health Psychology encontró que la felicidad de la pareja de una persona era incluso mejor para predecir la buena salud de la persona que la propia felicidad del participante.

Otra investigación encontró que las buenas relaciones tienen beneficios para la salud mental. Si tu relación está haciendo más daño que bien, observa más de cerca si vale la pena el dolor.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

Seis tips para re-conectar con tu sexualidad

Viejos México

Alimentos que fortalecen la mente, avalados por una experta de Harvard

Viejos México

Alimentos que aumentan el colágeno de forma natural

Viejos México