Viejos México
Sin categoría

Diez formas de tratar y aliviar el dolor de la bursitis

Selecciones México

La bursitis es una enfermedad dolorosa que puede afectar a cualquiera, pero parece tener predilección por los atletas e incluso por los guerreros de fin de semana.

Sigue leyendo para descubrir más cosas sobre la bursitis y los métodos para aliviar las molestias.

¿Qué es la bursitis?

La bursitis ocurre cuando las bolsas (pequeños sacos llenos de líquido que amortiguan los huesos, tendones y músculos cerca de las articulaciones) se irritan e inflaman.

“La bursitis suele ser consecuencia de movimientos repetidos, uso excesivo, lesiones repentinas o desgaste natural asociado al envejecimiento”, explica la Dra. Elizabeth Batterton, especialista en medicina deportiva para el portal Banner Health. Adoptar posturas que ejercen presión sobre determinadas partes del cuerpo también puede provocar bursitis.

Varios deportes y actividades físicas, como carreras de larga distancia, tenis, golf , béisbol y sóftbol , ​​levantamiento de pesas y esquí, pueden aumentar el riesgo de bursitis. Ciertos trabajos que requieren movimientos repetitivos, como trabajos de construcción, carpintería y pintura, también pueden aumentar el riesgo.

La dolorosa condición también puede ser causada por otros problemas, como artritis o infección, pero son menos comunes.

El hombro, el codo y la cadera son los puntos más típicos de la bursitis, aunque es posible que se produzca en otras zonas como el dedo gordo del pie, las rodillas y las nalgas.

No sólo experimentarás dolor en la articulación, sino también hinchazón y rigidez, dice la Dra. Batterton. Esto puede restringir parte de tu amplitud de movimiento o dificultar la realización de determinadas actividades.

¿Cómo afrontar la bursitis?

Lidiar con la bursitis puede ser doloroso, ¡literalmente! La buena noticia es que la bursitis generalmente mejora con la atención adecuada.

Aquí hay ocho formas en que puede reducir el dolor y dejar que la bolsa sane.

Remedios caseros

  • Descanso: descansar la articulación y el músculo afectados es el primer paso para afrontar la bursitis. “Esto significa tomar un descanso de las actividades que ejercen presión sobre esa parte del cuerpo, dándole tiempo para sanar.
  • Terapia con hielo y calor: Envolver bolsas de hielo con una toalla fina puede aliviar la hinchazón y el dolor. Aplícalas durante 15-20 minutos cada vez. También puedes utilizar calor seco o húmedo, como una térmica para la arteriopatía periférica o un baño caliente, para aliviar el dolor articular y aumentar el flujo sanguíneo.
  • Analgésicos de venta libre: toma medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, para aliviar el dolor y reducir la hinchazón. Pídele ayuda a tu médico si tiene preguntas sobre la dosis. “Existen cremas, geles y parches de venta libre que contienen ingredientes como mentol, AINE y lidocaína tópica que se pueden aplicar directamente en el área para ayudar a aliviar el dolor”, indica la especialista.
  • Equipo de apoyo: En caso de bursitis alrededor de las rodillas o las caderas, intenta utilizar cojines o almohadas para aliviar la presión sobre las articulaciones y mitigar el dolor. Dependiendo de dónde y de lo grave que sea tu bursitis, puedes plantearte utilizar un bastón, una férula o unas tablillas. Llevar una férula o una ortesis puede ser una gran solución para las lesiones de talón en la rodilla o el codo.
  • Dieta antiinflamatoria: tus elecciones de alimentos pueden afectar la inflamación de tu cuerpo. Los alimentos antiinflamatorios tienden a ser los mismos que pueden mantenerte saludable de otras maneras. Consume una variedad de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres y limita alimentos procesados, carnes y golosinas azucaradas. Beber mucha agua también es fundamental. Mantenerse hidratado ayuda a que las articulaciones se mantengan lubricadas.

Tratamientos médicos

A veces, es posible que necesite más ayuda para encontrar alivio. Si las medidas conservadoras no funcionan, tu médico podría recomendarte:

  • Terapia física: es una excelente opción no invasiva para la bursitis. “Un fisioterapeuta puede crear un plan de ejercicios personalizado para mejorar tu rango de movimiento (movilidad), fortalecer los músculos y corregir la postura.
  • Medicamentos: si una infección causa hinchazón en la bolsa, tu médico podría recetarte un antibiótico.
  • Inyecciones: El médico podría inyectarte esteroides en el área para aliviar tus síntomas. Los esteroides bloquean una sustancia química (prostaglandina) en el cuerpo que causa inflamación. Estos medicamentos tienen efectos secundarios, así que debes platicar con tu doctor de los posibles riesgos.
  • Aspiración: se puede realizar una aspiración de la articulación para eliminar el líquido alrededor de la articulación y determinar la causa de la inflamación y el dolor. “Si existe la preocupación de que una infección haya causado tu bursitis, el líquido drenado se puede enviar para pruebas de laboratorio para determinar qué infección tienes y la mejor manera de tratarla”, menciona la Dra. Batterton.
  • Cirugía: en casos raros, te podrían recomendar una cirugía para extirpar o reparar la bolsa y los tendones afectados. La cirugía suele ser el último recurso cuando todos los demás tratamientos ya no funcionan.

¿Se puede prevenir la bursitis?

Si bien no se puede garantizar completamente que no desarrollarás bursitis, existen algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo:

  • Practica una buena postura al sentarte y al pararte.
  • Utiliza una mecánica corporal adecuada, como usar las rodillas al levantar objetos en lugar de la espalda.
  • Evita movimientos repetitivos o el uso excesivo de determinadas articulaciones y realiza descansos frecuentes.
  • Utiliza almohadillas o cojines para apoyar tus articulaciones si ejerces mucha presión sobre ellas.
  • Mantén un peso saludable o pierda peso si tiene sobrepeso .
  • Realiza calentamientos antes de iniciar el ejercicio o la práctica deportiva.
  • Fortalece los músculos que sostienen tus articulaciones.
  • Detente cuando sientas dolor. No trates de “evitarlo ”.

La bursitis es un tipo de inflamación que ocurre en las articulaciones. Los síntomas pueden ser dolorosos, pero no suelen ser graves. La afección suele durar poco tiempo y mejora con el cuidado adecuado.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

¿Es caimán o cocodrilo? Conoce las diferencias entre animales similares

Viejos México

Al automedicarte puedes ocultar enfermedades severas

Viejos México

¡Cuida tu corazón! 5 hábitos para prevenir problemas cardíacos

Viejos México